INFERTILIDAD MASCULINA

(Para pacientes)

 

La infertilidad  es un problema de la pareja que puede definirse como la imposibilidad de tener un hijo después de un año de buscarlo, sin que hayan utilizado algún método de anticoncepción. Desde este punto de vista, puede decirse que de un 15% a 20% de las parejas presentan problemas de infertilidad.  Se calcula que la infertilidad está distribuida equitativamente entre el factor masculino y el femenino, en un 50% para cada uno, pero también que se presenta como un problema mutuo en 20% de los casos y de ahí la importancia de estudiarlos simultáneamente.

¿A quiénes afecta la esterilidad?

La probabilidad promedio de concebir para una pareja normalmente fértil que mantiene relaciones sexuales periódicas y sin protección es de aproximadamente el 25 %  durante cada ciclo menstrual.   En la mayoría de las parejas, la concepción se produce dentro de un período de 12 meses aproximadamente de relaciones continuas.  La esterilidad no es un problema exclusivo de las mujeres; en aproximadamente el 50 por ciento de las parejas infértiles, la esterilidad se debe a un problema en el hombre como única causa o causa contribuyente.  Alrededor del 20 % de las parejas no presentan una causa identificable de esterilidad después de los estudios médicos pertinentes lo que constituye la llamada “Infertilidad Idiopática”.

La infertilidad se manifiesta en dos formas, una es la denominada infertilidad primaria, que es cuando la pareja no ha tenido hijos y la otra es la secundaria, cuando la pareja ha tenido un hijo y se le dificulta tener el segundo o el tercero.

¿Qué es el sistema reproductor masculino y cómo funciona?

  • La uretra es un conducto que va desde la vejiga hasta la punta del pene. Tanto la orina como el semen salen a través de la uretra.
  • La sangre llena las cavidades del pene que están al lado de la uretra produciendo la erección mientras se realizan las relaciones sexuales.
  • El escroto es una bolsa que cuelga detrás del pene y contiene los testículos, el epidídimo y una parte del conducto espermático. Los testículos son los encargados de producir el esperma (espermatozoides) y la testosterona que es la hormona masculina. Las hormonas son químicos especiales producidos por el cuerpo y su función es controlar la forma como funcionan las diferentes partes del cuerpo. El epidídimo es un conducto en forma de espiral en el cual se desarrolla y maduran los espermatozoides.
  • Las vesículas seminales producen un fluido que ayuda al desarrollo del esperma mientras se encuentra en el epidídimo.
  • Los conductos deferentes que llevan el esperma desde el epidídimo hasta la próstata.
  • La próstata produce el líquido en el cual se transportan los espermatozoides cuando son expulsados a través de los conductos eyaculatorios y substancias especiales para deshacer el coagulo seminal.
  • Las glándulas de Cowper colocan un líquido mucoso en la uretra justo antes de la eyaculación. Este líquido ayuda a que los espermatozoides puedan desplazarse con más facilidad a través de la de la uretra hasta salir del cuerpo.

¿Cuáles son los factores de riesgo para los hombres con respecto a la infertilidad?

La infertilidad no es únicamente un problema de las mujeres. Aunque las cifras varían, se estima que el factor masculino es la causa hasta en un 50 % de los casos. A continuación, enumeramos algunas causas relacionados con la infertilidad masculina (llamada también factor masculino o factor de infertilidad masculina):

  • Historial de prostatitis o cualquier infección urogenital persistente.
  • Una lesión en los testículos, como un accidente, una cirugía o un tratamiento con radiación para el cáncer. En general cualquier trauma testicular incluyendo una torsión testicular
  • Historia de pubertad precoz (la pubertad que ocurre a una edad temprana) o de pubertad tardía (la pubertad que ocurre a una edad mayor).
  • Exposición a sustancias tóxicas o peligros en el trabajo, como el calor, el plomo, el cadmio, el mercurio, el óxido de etileno, el cloruro de vinilo, la radioactividad y los rayos X.
  • Fumar
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Exposición de los genitales a temperaturas altas.
  • Reparación de hernias inguinales
  • Testículos no descendidos (Criptorquidia)
  • Medicamentos recetados para úlceras o psoriasis y algunos hormonales
  • El abuso de drogas puede empeorar los problemas de infertilidad.
  • Parotiditis o paperas después de la pubertad.
  • Factores de tipo hormonal como la disminución de hormonas masculinas ya sea por causa genética o adquirida.
  • Factores obstructivos en que la producción es normal pero hay impedimento para que salgan los espermatozoides al semen, (obstrucción del canal deferente o del epidídimo).
  • Factores inmunológicos, cuando se desarrollan anticuerpos que atacan los espermatozoides, disminuyendo la movilidad e impidiendo la fertilización.
  • Factores de interacción entre el hombre y su pareja, es decir problemas de relaciones interpersonales o de técnicas de actividad sexual que inciden en la fertilización.
  • Temperatura elevada en los testículos, como empleados de hornos, fundiciones o cocinas. El uso de interiores (calzoncillos) apretados que sostienen los testículos muy pegados al cuerpo, pueden también  elevar la temperatura de los testículos.
  • El varicocele que son venas varicosas (dilatadas) en el conducto espermático y que es una de las causas más frecuentes en el factor masculino.

A continuación mencionaremos algunos otros factores que pueden interferir en las relaciones sexuales de una pareja y que impiden el embarazo sin que sean causas de infertilidad.

    • Uso de lociones durante la relación sexual.
    • La posición durante la relación sexual.
    • Ducha vaginal (enjuague vaginal) después de la relación.
    • Eyaculación muy frecuente.

Si la pareja desea consultar por problemas de fertilidad, generalmente es la mujer quien inicia el control con su ginecólogo y este a su vez ordena el examen de semen del marido o bien lo remite al especialista de hombres que es el Urólogo.  El hombre siempre debe ser controlado por un urólogo, cuando se encuentra un posible factor masculino de infertilidad. El examen más importante es el espermograma, que sirve para hacer el diagnóstico de varios parámetros del semen como la movilidad, cantidad, morfología y vitalidad de los espermatozoides. La disminución en algunos hombres de la cantidad de espermatozoides se llama oligozooespermia, mientras que en otros hay ausencia total de espermatozoides y es lo que se conoce como azoospermia. Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico del factor de infertilidad masculina pueden incluir los siguientes: exámenes hormonales, exámenes generales para detectar problemas de salud, que puedan interferir sobre la fertilidad, tales como  leucemia, tumores de testículos, diabetes y otros exámenes paraclínicos como las ecografías de dopler de testículos para el diagnóstico del varicocele y la transrectal de próstata en casos específicos. Con todos estos resultados se puede establecer una causa, pero existe un 20% de parejas, donde no aparece una causa explicada. 

TRATAMIENTOS RECOMENDADOS

Aunque existen tratamientos específicos para los hombres, por lo general el problema de infertilidad se trata paralelamente en la pareja.

Hay diversos tipos de tratamientos masculinos:

  • Los  medicamentos que estimulen la espermatogénesis.
  • Los quirúrgicos, como por ejemplo corrección del varicocele.
  • Las cirugías reconstructivas para problemas de obstrucción.
  • Las técnicas de reproducción asistida (inseminación artificial, fertilización in Vitro, dirigidas principalmente a las mujeres).

Tratamiento del factor de la infertilidad masculina:

El tratamiento específico del factor de la infertilidad masculina será determinado por su urólogo basándose en lo siguiente:

  • Su edad
  • Su estado general de salud y su historia médica previa.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Las expectativas de ambos miembros de la pareja
  • Su opinión o preferencia.

Actualmente existe una variedad de opciones de tratamiento para el factor de la infertilidad masculina. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Técnicas de reproducción asistida (su sigla en inglés es ART).
    Este tipo de tratamiento puede incluir lo siguiente:
    1. Inseminación artificial:  La inseminación artificial incluye la colocación de espermatozoides sanos, ya sea en la entrada del cuello uterino o en el útero de la mujer, pasando por alto el cuello uterino, para tener acceso directo a las trompas de falopio.
    2. IVF, GIFT y otras técnicas de fertilización in vitro (su sigla en inglés es IVF) o la transferencia de gametos (su sigla en inglés es GIFT): Ambos métodos se han usado para el tratamiento de la infertilidad masculina. Así como en la inseminación artificial, la IVF y las técnicas similares ofrecen la oportunidad de preparar esperma in vitro, para que los oocitos estén expuestos a concentraciones óptimas de espermatozoides móviles de alta calidad.
    3. Técnicas de microinyección como la inyección intracitoplásmica de esperma, su sigla en inglés es ICSI): Este tratamiento se usa para facilitar la penetración del esperma mediante la inyección de un único espermatozoide en el ovulo. La fertilización se lleva a cabo observándola con un microscopio especial.
  • Terapia con medicamentos:  Un porcentaje pequeño de hombres infértiles tiene trastornos hormonales que pueden tratarse con terapia hormonal. Los desequilibrios hormonales causados por problemas en el mecanismo de interacción entre el hipotálamo, la glándula pituitaria y los testículos afectan directamente al desarrollo del esperma (espermatogénesis). 
  • Cirugía: La terapia quirúrgica en la infertilidad masculina está diseñada para corregir los obstáculos anatómicos que impiden la producción y maduración del esperma o la eyaculación. Los procedimientos quirúrgicos para corregir las venas varicosas en el escroto (varicocele) pueden algunas veces mejorar la calidad del esperma según indique su especialista. Los testículos sin descender pueden tratarse con una cirugía que se realiza durante la infancia.
  • Medicamentos: Pueden usarse medicamentos para tratar ciertos problemas de infertilidad. Estos medicamentos pueden ser por ejemplo los antibióticos en caso de infecciones seminales comprobadas
  • Terapeuta sexual: Algunos problemas pueden solucionarse mediante la consejería de un médico especializado en problemas sexuales como la impotencia o la eyaculación precoz.
  • Medidas generales: Así mismo, se recomienda seguir ciertos hábitos de vida, que le sirvan a los hombres como medida preventiva. Una dieta balanceada, compuesta por verduras y vegetales para que incluyan las vitaminas C. B y D sustancias antioxidantes, que mejoran las espermatogénesis, el consumo moderado de alcohol y tabaco, y desde el punto de vista laboral, evitar exposiciones a radiaciones, químicos y pesticidas.  Ropas: Es posible que le ordenen el uso de pantalones cortos de boxeador en lugar de calzoncillos apretados, para mantener los testículos frescos. También pueden decirle que sumerja sus testículos en agua fría, 2 veces al día. Actividad: No abusar de los baños calientes o saunas si el recuento de sus espermatozoides es demasiado bajo. La producción de espermatozoides puede disminuir si los testículos se calientan en exceso.
  • Interrupción de los tratamientos para la fertilidad: Algunas veces, no se encuentra la causa de la infertilidad. Usted y su compañera pueden decidir la interrupción de los tratamientos para la fertilidad. A continuación, incluimos otras opciones para que usted y su compañera las consideren.

a.   Adopción: La adopción de un bebé puede ser la solución para aquella parejas que deciden no hacerse los tratamientos para la infertilidad.

b.   Cuidado adoptivo: Ser un padre adoptivo es cuando usted cuida en su casa un bebé o un niño que procede de los Servicios Sociales.

c.   Madre sustituta: Otra mujer (sustituta) puede quedar embarazada por inseminación con el semen del compañero de la mujer infértil. O, un óvulo de la mujer infértil puede ser fecundado in vitro con el semen de su propio compañero. El óvulo fecundado, es luego colocado en el útero de la madre sustituta.

Mitos relacionados con la infertilidad: Hay muchos mitos o mala información acerca de las causas de la infertilidad. A continuación mencionaremos algunos mitos y lo que verdaderamente es real acerca de la infertilidad.

  • La infertilidad es un problema psicológico: Falso. Actualmente, se ha encontrado que un problema físico es la causa de la infertilidad en el 80% a 90% de los casos.
  • La infertilidad es un problema sexual: Falso.  De hecho, la mayoría de las parejas no presentan ningún problema en las relaciones sexuales.
  • La adopción aumenta las posibilidades de una pareja para concebir: Muy dudoso.  Desgraciadamente, no se ha encontrado que en aquellas parejas que han adoptado un hijo, la infertilidad haya mejorado más que en aquellas que no lo han hecho.

 

CONSULTE A SU UROLOGO

SOCIEDAD COLOMBIANA DE UROLOGIA

 

"