UROLITIASIS O CÁLCULOS EN EL SISTEMA URINARIO.

 

ALGUNA INFORMACIÓN INTRODUCTORIA.

 

Los cálculos urinarios, o urolitiasis, que es el término con el cual se denomina el problema en el ámbito médico, afectan aproximadamente el 5% de todas las personas, son mas frecuentes en hombres que en mujeres y estan presentes en todas las edades, siendo mas frecuentes en personas que están entre los veinte y treinta años.

 

La producción de cálculos urinarios es más frecuente en zonas desérticas y en el trópico, siendo la razón la deshidratación a la cual están expuestos los habitantes de esas areas. Existen otros factores ambientales que promueven la urolitiasis como son el contenido de sales en el agua que se bebe (esto se denomina dureza del agua) así como la dieta. De la dieta son importantes no solo la cantidad de agua consumida, sino el consumo de sal, y la cantidad de proteina de origen animal.

 

La mayoría de los cálculos urinarios estan formados por sales propias de la orina que se precipitan por su alta concentración. En otros casos se trata de sales producidas por acción de bacterias que están infectando la orina. También pueden formarse sobre un cuerpo extraño al sistema urinario, por ejemplo, un catéter colocado para evacuar la orina.

Es así como la  urolitiasis no es una enfermedad única. Los cálculos urinarios son la manifestación de diversas enfermedades, que asociados a factores ambientales, finalmente conducen a su formación.

 

Cuando se discute el problema de la urolitiasis se deben diferenciar  tres situaciones distintas.

 

Una es la presentacion inicial, generalmente con dolor muy intenso y conocido como cólico renal.

 

La segunda es el manejo definitivo del cálculo. Influyen factores como son la localización, tamaño, número, dureza y composición química de los cálculos así como diversas características del individuo que luego serán mencionadas.

 

La tercera es la prevencion: Consiste en la evaluación y tratamiento de las condiciones personales y ambientales que favorecieron la formación del cálculo para evitar la repetición de esta situación.

 

 

EL CÓLICO RENAL.

 

Esta es la forma más usual en que la urolitiasis  se manifiesta. Los cálculos formados dentro del riñón pueden desalojarse y descender por el uréter. Los ureteres son los conductos que drenan la orina desde los riñones hasta la vejiga. El paso a través de ese delgado conducto hace que aun pequeños cálculos, midiendo apenas unos milimetros, produzcan dolor que es descrito por los que lo han sufrido como el más intenso e intolerable. Ese el cólico renal.

 

El cólico renal no solo se caracteriza por dolor. Son usuales  gran ansiedad y desasosiego, deshidratación, nausea, vómito y sensación de distensión abdominal.

 

Otras presentaciones iniciales de la urolitiasis son la presencia de sangre en orina, sea como hallazgo visible a los ojos del afectado o como hallazgo de laboratorio; también puede presentarse como un hallazgo casual durante la realización de estudios radiológicos practicados por otras razones; otra presentación  menos frecuente es la presencia de infecciones urinarias, que pueden ser leves o de gran severidad.

 

En el cólico renal, es usual que el dolor conduzca a la consulta de urgencias.

 

El manejo usual en las unidades de urgencias consiste en aliviar el dolor y el vómito así como atender la deshidratación. Los diversos exámenes de laboratorio darán cuenta del estado general del individuo, en particular la función renal y la posibilidad de infección. Los estudios radiológicos pueden ser necesarios para confirmar el diagnóstico y también para dar información sobre los aspectos  que se mencionaron antes: tamaño, número posición, etc. Esa información es básica para hacer el plan de tratamiento.

 

Después de evaluar y  dar alivio al paciente con cólico renal se toman decisones: puede ser dar de alta para continuar control urológico por consulta, puede ser hospitalizar para tratar condiciones como son dolor de difícil manejo, infección, o deterioro de la función renal o puede ser ofrecer tratamiento inmediato por el urólogo.

 

La mayoría de las personas son dadas de alta de urgencias después de un cólico renal.

 

Si esa es su situación debe recordar las siguientes indicaciones, son de gran importancia.

 

         - El problema no está resuelto, aunque no vuelva a tener dolor debe tener una evaluación por su urólogo.

- Es posible que a pesar de salir en buena condición, tenga otros eventos de cólico.

- Mientras no expulse el cálculo o el mismo no sea extraido, es riesgoso hacer viajes, actividades deportivas o laborales de riesgo, conducir o estar solo.

-El uso de analgésicos, en particular aquellos que contienen narcóticos pueden afectar su nivel de atención.

-Debe colar la orina. Así sabrá si ya expulsó el cálculo.

-No todo son malas noticias, usted tiene 70% de posibilidades de expulsar el cálculo sin intervenciones.  Esto explica el éxito de los remedios caseros. No es que los famosos remedios caseros como la cerveza y el aceite de oliva sirvan sinó que el evento siguió su curso natural.

 

 

MANEJO DEFINITIVO DEL CÁLCULO.

 

Sea durante su hospitalización en urgencias o de manera diferida, el urólogo puede proponer manejos distintos a esperar la expulsión del cálculo. Algunas situaciones que justifican las intervenciones son las siguientes:

 

-Reingresos a urgencias por nuevos eventos de cólico.

-Deterioro importante de la función renal.

-Falla en la expulsión a pesar de un periodo de espera prudencial.

-Cálculos que por su tamaño no serán expulsados.

 

Si esa es su situación, el urólogo propondrá una modalidad de tratamiento según sus características y las del cálculo.

 

A continuación se explican las modalidades de tratamiento mas frecuentes:

 

- Litotripsia extracorpórea por ondas de choque: Este tratamiento consiste en colocar al paciente sobre una máquina que emite ondas de presión, denominadas ondas de choque (mal llamadas láser), las cuales penetran en el cuerpo y se enfocan sobre el riñón. Al entrar en contacto con el cálculo, se libera energía que lo hace desmoronar. Luego los fragmentos serán orinados. Esta modalidad de tratamiento se utiliza en cálculos localizados en los riñones de hasta 15 milimetros de diámetro mayor que no sugieran gran dureza. (La dureza del cálculo se correlaciona con la densidad,  que puede ser medida durante la realización de una escanografía.) Se puede intentar litotripsia extracorporea en cálculos localizados en el uréter pero su efectividad disminuye.

 

- Ureterolitotomía  endoscópica: Este es un procedimiento que como su nombre indica, emplea un endoscopio que se introduce en la uretra (el conducto por donde orinamos) y se asciende por la vejiga y luego el uréter. Visualmente se localiza el cálculo y se procede a extraerlo. Habra cálculos que por su tamaño deben ser partidos en fragmentos de menor tamaño para su extracción o alternativamente para que los frgmentos sean orinados. Se apela a esta alternativa principalmente en los cálculos del uréter pero ocasionalmente, con instrumentos flexibles, se puede ascender hasta el riñón para romper cálculos de esa localización. En particular en el riñón, se apela a esta modalidad en caso de cálculos de menos de un centímetro.

 

- Nefrolitotomia percutanea: Este es un procedimiento en el cual se hace una incisión de un cm. en la espalda y se introduce  un endoscopio que penetra hasta el riñón. Una vez en el riñón se localizan los cálculos y se extraen o se rompen para luego evacuar los fragmentos. Este tratamiento se recomienda entre otras situaciones en  cálculos de mas de 1.5 mm. de diámetro, cálculos muy densos y personas con importante sobrepeso.

 

- Cirugía a cielo abierto. El “abrir” a un paciente para solucionar un problema de cálculos urinarios es muy infrecuente en los sitios donde se cuenta con la tecnología moderna. Se practica en el manejo de complicaciones o cuando todas las otras modalidades de tratamiento han fracasado.

 

- Derivación urinaria: Cuando el paciente esta infectado, o su condicion de salud es precaria, es frecuente que se prefiera drenar la orina (maniobra que se denomina derivación) ya sea a colocando un catéter en el uréter o colocando un tubo que penetra directamente hasta el riñón. Con estas maniobras se permite diferir el tratamiento hasta tanto el paciente esté en mejor condicion para hacer el tratamiento definitivo.

 

-Disolución del cálculo: Los cálculos de ácido úrico pueden ser disueltos con el consumo de ciertas medicaciones y con el cambio de hábitos de vida, en particular la dieta. Si Ud. tiene un cálculo de ácido úrico, debe discutir con su urólogo la posibilidad de hacer disolución química.

 

 

PREVENCIÓN

 

El estudio de las enfermedades y de las condiciones ambientales que condujeron a la formación de cálculos se emprende cuando la persona está libre de cálculos y hayan pasado unas ocho semanas desde la última intervención.

Se trata de un estudio complejo sobre el que no entraremos en detalle. Lo que si haremos a continuación es dar algunas indicaciones que son útiles para todos los formadores de cálculos para prevenir su nueva aparición.

-Consuma alta cantidad de líquidos a lo largo de las 24 horas del día. La mejor manera de establecer cuanto es suficiente es observar que toda la orina tenga aspecto de agua. Si se observa amarilla, así sea levemente, es porque está corto de líquidos. Si usted es deportista, o trabaja en sitios muy calientes o vive en áreas cálidas debe tomar más líquidos.

-Limite fuertemente el consumo de sal. Esta medida previene la formación de nuevos cálculos en la mayoría de las situaciones.  Recuerde que no es solo quitar la sal de mesa. Es cocinar bajo de sal y evitar alimentos como son embutidos, enlatados (aun los que contienen alimentos dulces, por ejemplo, unos melocotones) y todos los pasabocas que vienen en paquetes, por ejemplo, las papas fritas.

-Limite moderadamente el consumo de carnes, sea de res, cerdo, pescado, pollo u otros. La cantidad recomendada es un gramo por kilo al día. Esto equivale a una porción una sola vez al día.

-Si no tiene limitaciones para su consumo, tome  abundante cantidad de jugo de naranja.

-A menos que su consumo de lacteos sea muy abundante, o reciba esa instrucción, no debe limitarlos. En la mayoría de las situaciones, el consumo de lacteos juega un papel protector, no promotor, de la formación de cálculos.

 

CONSULTE A SU UROLOGO

SOCIEDADCOLOMBIANA DE UROLOGIA

 

 

 Volver a Temas