INFECCION DE VIAS URINARIAS

LA VIA URINARIA NORMAL:

Los riñones son el órgano encargado de la filtración de la sangre produciendo orina, uno de los desechos más importantes del organismo. La orina es trasportada a través de los uréteres hasta la vejiga, donde es almacenada. El tubo que facilita la eliminación de orina se llama uretra. En condiciones normales la orina no contiene bacterias. Sin embargo, las bacterias pueden llegar a la orina, a través de la uretra entrando a la vejiga. La infección de la vejiga por bacterias se conoce como cistitis, mientras que si la infección compromete el riñón, se llama pielonefritis y es mucho más grave.

CUÁLES SON LOS SINTOMAS?

La irritación de la vía urinaria baja (vejiga y uretra), puede causar dolor en la pelvis, aumento de la frecuencia urinaria con eliminación de escasa cantidad de orina, ardor al orinar, orina turbia y fétida e incluso incontinencia.

Cuando la infección alcanza la vía urinaria alta (riñón y uréter), se acompaña de dolor lumbar y fiebre. Esta condición es mucho menos frecuente que la cistitis pero puede ser más complicada y siempre requiere de manejo especializado.

La presencia de sangre en la orina puede estar en relación con una infección, pero también con otras alteraciones de la vía urinaria como tumores malignos. Por esto es muy importante mencionarlo al médico tratante.

QUÉ LAS CAUSA?

Las bacterias que causan estas infecciones en general,  son las mismas que se encuentran normalmente en la materia fecal. La infección de vías urinarias se presenta con mayor frecuencia en las mujeres, teniendo en cuenta que la uretra en ellas es más corta y permite un acceso más fácil de las bacterias a la vejiga. Con la menopausia, las condiciones de la uretra cambian y hacen que estas mujeres tengan mayor facilidad de sufrir infecciones urinarias. Algunas personas son simplemente más propensas que otras para que las bacterias se adhieran a su vía urinaria. La actividad sexual en estas personas aumenta la posibilidad de tener infecciones.

Otra causa de infecciones urinarias, en mujeres y hombres sin importar la edad es el hecho de tener alguna alteración  de la vía urinaria (aumento del tamaño de la próstata por ejemplo), o ser sometidos a algún procedimiento que la invada (uso de sondas, realización de procedimientos como las cistoscopias, entre otros).

En especial en los niños, cuando estos sufren una infección de vías urinarias hay que pensar en una malformación congénita de los riñones, uréteres, vejiga o uretra o en alguna alteración en el funcionamiento de estos órganos.

CÓMO SE DIAGNOSTICAN?

El diagnóstico lo debe hacer un médico. Los exámenes preferidos son el Parcial de Orina y Urocultivo. El segundo, permite identificar cúal es la bacteria causante de la infección y cuál es el mejor antibiótico para tratarla, sin embargo el resultado toma varios días. El Parcial de Orina, detecta la presencia de bacterias y células inflamatorias en caso de infección y el resultado puede estar listo en menos de una hora. Cuando los síntomas de la infección se asocian a fiebre y malestar general, se debe hacer más exámenes como por ejemplo una ecografía de los riñones y la vejiga.

CÓMO SE TRATAN?

El tratamiento debe ser con antibióticos que tengan acción sobre las bacterias que generalmente las causan. Para infecciones no complicadas, que no se asocian a fiebre como la cistitis, estos pueden ser tomados en casa por 3 a 5 días. Cuando la infección es complicada el tratamiento debe durar entre 7 y 14 días. En algunos casos puede ser indispensable el uso de antibióticos intravenosos en el hospital.

NOTA: Los antibióticos siempre deben ser prescritos por un médico, que ha entrevistado al paciente, lo ha examinado y ha generado el diagnóstico. Nunca el paciente se debe automedicar, esto aumenta la resistencia de las bacterias a los tratamientos disponibles y puede hacer que una próxima infección sea más complicada.

 

 

CÓMO PREVENIRLAS?

Se recomienda la ingesta de suficientes  líquidos, no aguantar la orina por largos periodos de tiempo, adoptar posiciones adecuadas para orinar (sobre todo en las mujeres), orinar inmediatamente después de la relación sexual y tener muy buen aseo del área genital.

QUÉ HACER CUANDO SE PRESENTAN A REPETICION?

Cuando un paciente tiene infecciones urinarias a repetición, es importante ampliar el estudio con exámenes de orina completos (urocultivo) e imágenes de la vía urinaria (ecografía o tomografía). Según lo encontrado en los anteriores el médico definirá la necesidad de realizar exámenes más especializados por parte del URÓLOGO y si se detecta alguna alteración esta se deberá corregir. A discreción del médico se podrán formular dosis bajas de antibióticos a largo plazo para prevenirlas.

 

CONSULTE A SU UROLOGO

SOCIEDADCOLOMBIANA DE UROLOGIA

 

 

 Volver a Temas